el desafío

¿Cómo acabamos con la alta capacidad de contagio del COVID-19?.


Uno de los aspectos que más preocupa del Covid 19, es su ALTA CAPACIDAD DE CONTAGIO. La OMS (Organización Mundial de la Salud) considera que hay dos rutas para infectarse con coronavirus Covid-19: Una ruta directa: es inhalando la emisión de pequeñas gotas provocadas por un estornudo o una tos, proveniente de un enfermo del virus, Una ruta indirecta: es el contacto con superficies donde está el virus.
Actualmente hay sectores de la economía que no pueden estar en cuarentena, como son: el sector salud, alimentación y transporte, entre otros, convirtiéndose en focos de contagio.

problema de salud significativo en todo el mundo.

El contagio en el sector salud:

Las enfermedades adquiridas en el sector sanitario por microorganismos patógenos, incluidos los virus y bacterias, han representado un problema de salud significativo en todo el mundo, desde hace ya varias décadas. Los pacientes llegan por una patología simple a clínicas y hospitales, pero en algunos casos durante el proceso de atención médica, contraen virus o bacterias alojados en estos centros.
Uno de los peligros al que están sometidos los trabajadores de la salud, son las altas concentraciones del virus en las superficies, debido a la gran cantidad de enfermos con Covid 19 que circulan diariamente por los centros de salud. Los estudios en China demostraron que una mayor concentración de virus en una superficie supone más posibilidad de contagio.

contagio indirecto como detonante.

El contagio en los servicios de transporte público:

Además de mantener el distaciamiento social, es necesario controlar el contagio indirecto, que es un detonante de la propagación del virus. Cuando una superficie como: sillas, zapatos, pasamanos, ha estado en contacto con alguien que posea el virus, la superficie se convierte en foco de infección; ya que el virus puede permanecer activo hasta 72 horas. (Ghebreyesus, OMS, 2020)

focos de propagación del virus.

El contagio en supermercados, zonas comunes de viviendas, empresas, centros de producción.

Los lugares cerrados con poca circulación del aire, suelen convertirse en focos de propagación del virus. En estos momentos la pandemia del Covid-19 es difícil controlarla porque hay muchas personas asintomáticas. Estos pueden ser los mayores propagadores del virus, cuando visitan los lugares cerrados como los comercios, impregnando el virus en cualquier tipo de superficie. Estudios en Wuhan han demostrado que el virus puede viajar hasta en la suela de los zapatos.

La solución

Inhibir el desarrollo viral y el crecimiento microbiano en las superficies de alto tráfico de personas.


Si se busca detener el contagio del COVID-19, es necesario frenar la propagación indirecta por contacto de superficies contaminadas por el virus. Debemos lograr ambientes antivirales; de acción prolongada. De manera que, si el virus llega a la superficie, inmediatamente quede inhabilitado. Esto reduce el contagio en hospitales, fábricas, supermercados, escuelas, medios de transporte público, entre otros.
Antiviral de acción prolongada para superficies: Es un recubrimiento, tipo spray antibacterial y antiviral, de duración prolongada. Elaborado con nanotecnología de vanguardia, (NPAg), es un escudo invisible que previene el desarrollo viral y el crecimiento microbiano en las superficies. Aplicable de manera periódica.

Venta online.

Rocie el spray sobre SUPERFICIES COMO PISOS, PAREDES, PASAMANOS Y BOTONES para evitar el poder infeccioso dEL VIRUS después de muchas horas de su aplicación.

¿Deseas adquirir nuestro producto?.

Contáctenos